Pss pss

¿Te gustaría quedarte?
Haz click aquí para seguir este blog.

.

.

Antiguos latidos

Con la tecnología de Blogger.

Búsqueda

Escribe abajo lo que quieras buscar y presiona Enter

martes, 20 de junio de 2017

Miradas que nunca engañan

          ¿Quieres decir algo?   




Me resulta muy curioso cómo a veces los corazones rotos otorgan al final la posibilidad de un comienzo tan brillante. No eres quien solías ser. Pero eso da igual, porque no estás definido por los capítulos de tu pasado, esos en los que a veces aún escarbas. No, tú eres una historia de evolución. Una metamorfosis. Un mosaico que deja espacio entre sus piezas para que penetre la luz a través de ellas. Lo demás poco importa. Los que estaban destinados a encontrarse volverán a cruzar sus caminos, no importa la distancia; una y otra vez. Porque es un conexión que ocurre una vez en la vida, la única que te hace sentir vivo cuando se apodera de ti. Incluso en el silencio la sientes latir, pues ya no existirá más en ti ese vacío.

No sé porqué eres tú. Solo sé que cuando miro tus ojos es nuestra alma entrelazada quien me devuelve la mirada.


Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

viernes, 9 de junio de 2017

Tengamos una cita

        

Tengamos una cita, allí justo en ese lugar donde somos solo tú y yo, seres limpios de cualquier prejuicio, lejos de los miedos, y las cargas adicionales de historias grises vividas. Tengamos una cita a la hora que todos duermen, en ese instante donde el silencio es el sonido preponderante, y solo se escucha el susurro de un te amo, gusano. Tengamos una cita, con invitación por adelantado siguiendo el protocolo de mis ganas enormes de tenerte cerca, y tus ganas enormes de abrazarme tan fuerte. Ese abrazo que tanto protege y tanta protección pide al mismo tiempo. Tengamos una cita, justo donde los suspiros, desembocan en sonrisas y esa mirada que todo lo dice sin decir palabras mimetizados con el enorme placer de este silencio. Tengamos una cita, en ese lugar donde nos besamos por primera vez, donde tantos nervios quedaron atrás. La sensación de miedo desapareció. Disfrutemos de este nuevo encuentro donde poder vernos a los ojos es tan natural como único. Tengamos una cita con lo que más amo de ti, con estas ganas enormes que tengo de cuidarte, en ese punto donde rechazas mi atención y la reclamas con una sonrisa un segundo después. Tengamos una cita en donde soltar la parte gris que no nos gusta, para que podamos ser libres de seguir adelante sin carga adicional. Tengamos una cita en donde surja lo mejor de ti, y lo mejor de mí, con tanta naturalidad. Tengamos una cita, para caminar de la mano, por esas calles del pasado. Tengamos una cita para disfrutar cada paso, cada segundo, como un domingo de enero bajo el sol de invierno.Tengamos una cita para decirnos esas frases que tanto precisamos oír en persona, mirándonos a los ojos, antes de dormir (abrazados, aunque se te duerma el brazo.) Tengamos una cita, el día menos pensado sin invitación, rompamos la rutina, remontémonos en esa canción, caminemos solo para hacernos compañía, sin importar el entorno o la estación. Tengamos una cita, de esas que se pierden con el tiempo. Tengamos una cita, como lo hacemos siempre a corazón abierto, siendo solo nosotros sin importar el resto. Tengamos una cita, para contarnos siempre que sentimos, que soñamos, hasta que ardan las velas o nos de el cuerpo. Tengamos una cita, sin más rodeos.


Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

viernes, 19 de mayo de 2017

martes, 9 de mayo de 2017

He visto el amor de cerca

          ¿Quieres decir algo?   

He visto al amor de cerca,
lo he visto soñar en grande,
encontrar el camino en mitad del bosque.

Lo he visto batallar hasta el final,
aun sabiendo que todo estaba perdido.
El amor vino a abrazarme cuando estuve sola.
Cuando el resto optó por olvidarme.
Cuando malvivía a pensión de limosnas
bajo el abrigo del portal
de una casa donde no había nadie.

También lo vi traerte de la mano
aquel día cuando me di cuenta
de que si sonreías
habría fuegos artificiales en el cielo.

Por eso te quise.

Tú para mí nunca fuiste una casualidad.
Estás y no quiero dejarte ir nunca.

Encerraré tus demonios
y cuando todo esté en paz
te plantaré un beso
de esos con lengua,
de esos que dicen «no me olvides»
para que una parte de mi ruina
se quede en tu paisaje.

Porque sí, lo he visto.

He visto al amor caer del cielo
llenando mi interior de fuego y calma,
lo he sentido tocándome con tus manos
acariciando mis heridas con tu boca
y diciéndome que todo iba a estar bien.
Entonces te miro y me siento segura.

Sé que el amor no puede equivocarse
si me deja libre entre tus manos.

Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

lunes, 8 de mayo de 2017

Fracturas

          ¿Quieres decir algo?   

Deja que tu corazón se rompa.
En el transcurso de una conversación,
cuando escuchas esa canción,
en ese momento cuando la noche cae,
y antes justo de que salga el sol.
Mientras soplas al café,
al mirar los ojos de alguien
hablando de algo a lo que aman,
de alguien a quien aman.
Porque cuando nos rompemos es cuando estamos vivos.
En ese espacio de sentimiento
conseguimos expandirnos
y es entonces
cuando nuestra vulnerabilidad se abre
y alcanzamos la grandeza.

O al menos eso dicen.
La verdad es que a mí me duele demasiado
como para pararme a pensarlo.



Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

domingo, 7 de mayo de 2017

No me pidas que te olvide

          ¿Quieres decir algo?   

Es inútil que me pidas que te olvide.
Después que sangraste mis arterias y mis delirios.
Después de reventar mi tardes y mis sueños de locura.
Después de enloquecer a la luna y vejar a las estrellas.

No . No puedes irte,
No soy plantas sin espinas ni espejo sin suerte.
No soy campana de la iglesia que calla los silencios.
Ni vida que se ha perdido al costado de la muerte.

Soy el amor que te dio vida cundo tus alas estaban heridas.
El que te llenó de besos y caricias en a las yagas de tu costado;
retiré las lanzas que acribillaron las tardes que te perdía.
No. No puedes olvidarme. Sería tu más grande mentira.

Si me pides que te olvide . Nunca.
No hay futuro leyendo las manos del gitano,
ni los ruiseñores que sollozan pierden los labios que esperan.
Pueden haber gradas en las mágicas escaleras del viento.
Seríamos como cenizas de mariposas buscando las madrugadas.

No será fácil tu partida.
La luna y los luceros no juegan a las escondidas.
Si me quieres seré tu vida,
si te marchas no seré tu partida.

Manuel Anibal
Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

viernes, 5 de mayo de 2017

miércoles, 3 de mayo de 2017

miércoles, 29 de marzo de 2017

Vivir no es solo existir

          ¿Quieres decir algo?   

Últimamente inunda el vacío.

Y no es que no haya historias o razones (precisamente de esto hay y a raudales). Fallan las palabras. Un exceso de inefabilidad y de drama. Una falta de calma y comunicación. La vida, en su máximo esplendor.


Cuando la juventud me favorecía me falló el espacio; cuando el espacio me favorecía me falló el tiempo; y cuando tiempo y espacio me favorecieron me fallé yo.

Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

martes, 7 de marzo de 2017

jueves, 2 de marzo de 2017

Benzodiacepinas

        



Ella siente a menudo como su cuerpo empieza a encoger, paulatina y espontáneamente, centímetro a centímetro hasta convertirse esa minúscula hormiguita que pasa desapercibida ante los ojos de los gigantes humanos.

Pequeña y agazapada, con miedo a ser pisada, asustadiza y desconfiada.

Incapaz de retomar a su tamaño original, rodeada de semejantes que ella distorsiona y sustituye por enormes seres: más grandes, mejores e inalcanzables.


¿Lógico? No

¿Estúpido? Sí

¿Inevitable? Pues también.





Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

miércoles, 1 de marzo de 2017

Disolución

        





Ven aquí. Bésame. Tómame. Di que mis lágrimas son estériles. Que no tengo motivos para temblar. Cubre esas ideas con besos. Llámame tonta, cría, inmadura... Di que soy una dramática y una exagerada. Que todo acabará bien. Miénteme y haz que me lo crea. Vuelve a besarme hasta que duela. Rebáñame hasta el tuétano. Tápame con tu cuerpo. Perdóname.
Y vuelve a amarme.







Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

Quiéreme

          ¿Quieres decir algo?   

Quiéreme,
manifiéstate de súbito.
Choquémonos, como por arte mágico
en este sitio, un miércoles.
Pidámonos disculpas. Sonriámonos.
Intentemos tirar el muro gélido
diciéndonos las cuatro cosas típicas.
Caigámonos simpáticos.
Preguntémonos cosas.
Invitémonos a bebidas alcohólicas.
Dejémonos llevar más lejos.
Déjame que despliegue mi táctica.
Escúchame decir cosa estúpidas
y ríete. Sonríeme. Sorpréndete
valorándome como oferta sólida.
Y a partir de ahí,
quiéreme.

Sin rúbrica, pero por pacto tácito
acepta ser mi víctima.
Déjame que te lleve hacia la atmósfera,
acompáñame a mi triste habitáculo.
Sentémonos, mirémonos,
relajémonos y pongamos música.
De pronto, abalancémonos
besémonos con hambre, acariciémonos,
Desnudémonos rápido
y volvámonos locos. Devorémonos
como bestias indómitas. Mostrémonos
solícitos en cada prolegómeno.
Derritámonos en abrazos cálidos
Vertámonos en húmedos océanos.
Ábrete a mí, abandónate y enséñame
el sabor de tus líquidos.
Mordámonos, toquémonos, gritémonos
permitámonos que todo sea válido
y sin parar, follémonos.
Follémonos hasta quedar afónicos
Follémonos hasta quedar escuálidos.
Durmámonos después, así,
abrazándonos. Y al otro día,
quiéreme.

Despidámonos rígidos, y márchate
de regreso a tus límites
satisfecha del paréntesis lúbrico
pero considerándolo algo efímero
sin segundo capítulo.
Deja pasar el tiempo, mas sorpréndete
recordándome en flashes esporádicos
y sintiendo al hacerlo un sicalíptico
látigo por tus gónadas.
Descúbrete a menudo preguntándote
qué será de este crápula.
Y un día, sin siquiera proponértelo
rescata de tus dígitos mi número
llámame por teléfono
y alégrate de oírme. Retransmíteme,
ponme al día de cómo van tus crónicas
y escucha como narro mis anécdotas.
Y al final, algo tímidos, citémonos.
En cualquier cafetín de corte clásico
volvámonos a ver, sintiendo idéntico
vértigo en el estómago.
Y en ese instante,
quiéreme.


Daniel Orviz

Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

domingo, 19 de febrero de 2017

lunes, 13 de febrero de 2017

domingo, 5 de febrero de 2017

Deseos

          ¿Quieres decir algo?   



Llevar el deseo al movimiento. Bailar el deseo y su enfermedad. Dos cuerpos que se entregan sin condiciones, hasta perder su forma, hasta deformarse en un monstruo de dos espaldas. Habitar el exceso de su nueva anatomía. Bailar el desgaste de ese deseo, someter al monstruo al transcurrir del tiempo para detenernos en la fractura: el regreso de cada cuerpo a su anatomía única.

A solas, cada cuerpo baila su réquiem. Un llanto por la mitad perdida. El acto desesperado de amar lo que se encuentra lejos.







Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

sábado, 28 de enero de 2017

Tormentas

          ¿Quieres decir algo?   

A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite una y otra vez. Como una danza macabra con la Muerte antes del amanecer. Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú. Es algo que se encuentra en tu interior. Lo único que puedes hacer es resignarte, meterte en ella de cabeza, taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena e ir cruzándola paso a paso. Y en su interior no hay sol, ni luna, ni dirección, a veces ni siquiera existe el tiempo. Allí sólo hay una arena blanca y fina, como polvo de huesos, danzando en lo alto del cielo. Imagínate una tormenta como ésta.

Kafka en la orilla
Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

miércoles, 25 de enero de 2017

sábado, 21 de enero de 2017

Todo lo grande está en medio de la tempestad

          ¿Quieres decir algo?   



No eres una persona. Eres un océano lleno de corrientes. Uno de los siete mares atrapado dentro de una fina y clara piel. Tormenta que aparenta ser un día soleado. Ni cuernos ni trompetas. Solo rayos y niebla densa. Pero me he atado a mí misma a este barco que naufraga. Anudada a la barandilla mientras navegamos. Ola tras ola permanezco de pie. Aunque he perdido la cuenta de los meses transcurridos, honestamente. No es que no me importe. Sinceramente, es que ya  no puedo recordar un momento en el que mi corazón no estuviese cubierto de agua. Empapado de amor o ahogado en la desesperación. Siempre mucho o muy poco. Muy rápido o muy lento. Es tan difícil recordarlo todo es tan único en su peculiaridad. Los fuegos artificiales se han difuminado en un caluroso verano.

Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

domingo, 15 de enero de 2017

Extraña como yo

          ¿Quieres decir algo?   

"Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí.  Bueno, yo espero que si tu estás por ahí y lees esto sepas que, sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú."

-Frida Kahlo
Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

miércoles, 11 de enero de 2017

Angst

          ¿Quieres decir algo?   

Cuando tienes miedo tu corazón late muy rápido porque sabe que sucederá algo malo. Lo mismo pasa cuando te enamoras. Y sin embargo yo sé que lo que hace latir tu corazón ahora es miedo y no amor. Y que no es un buen momento para ti y para esto. Pero yo también tengo miedo. Cuanto más miedo tiene un hombre más valiente se vuelve. Por eso no me voy a rendir. El amor también es pensar que le tienes miedo a dos cosas: al pasado, porque si vuelves a mirar allí te volverás a sentir como en esos días y al futuro, porque allí está la tristeza de este presente.


Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+

martes, 3 de enero de 2017

lunes, 2 de enero de 2017

2017

          ¿Quieres decir algo?   



Un nuevo cuaderno para llenarlo de tachones, de manchas de café, de citas memorables, de aclaraciones al pie, de notas al margen, de corazones de tinta. Un nuevo cuaderno para llenarlo de recuerdos pero también de espacios vacíos. De aventuras, decepciones, proyectos, suspiros y risas nerviosas. Un nuevo cuaderno para enseñarle al mundo y a la gente que puedo aprender a escribir versos y crear historias. Y poder vivir mis sueños. Un nuevo cuaderno que demuestre que la vida no está hecha de líneas rectas y que al final es algo más. Mucho más que una página en un cuaderno nuevo




Compártelo si te gusta:    Facebook Twitter Google+